Cómo Dormir Rápido Bien Y Profundo Cada Noche

Si estás buscando cómo dormir rápido y profundo es porque probablemente estás cansado de dar vueltas en la cama, desvelarte y andar como un zombie al amanecer.

como dormir rápido

Seguro estás enterado de que no tener un descanso adecuando puede producir efectos negativos en tu salud. Pues, tranquilízate, porque te cuento que hay numerosas técnicas que pueden servir para quienes sufren de insomnio y para conciliar el sueño rápido.

No te desanimes, hay opciones que en menos de un minuto te permitirán alcanzar un sueño profundo. Solo debes seguir leyendo este artículo para que te enteres e incluir las técnicas en tu rutina de antes de dormir.

Técnicas para dormir rápido

Extremidades en tensión:

Para muchos es de la más efectivas,

Es un ejercicio supersencillo donde ahí costado como estás, debes estirar las piernas y brazos los más que puedas y con la mayor fuerza posible.

Literalmente estás esforzándote por mantener las cuatro piezas en tensión y rígidas.

Este proceso debe durar al menos 60 segundos, y mejor, 90. Te recomendamos incluso usar un contador.

Trata de resistir el mayor tiempo posible, y esfuérzate de verdad, he aquí la clave de la efectividad de la técnica.

Transcurrido el tiempo, solo debes relajar las piernas, los brazos y listo.

Es raro, pero efectivo, y si ves que no hace efecto, puedes esperar 3 minutos y repetir el procedimiento.

Relaja los músculos

Comienza por relajar la cara, mueve los músculos de tu rostro para liberar la tensión.

Luego pasa a los brazos, ponlos a tu lado y dejar caer los hombros lo más abajo que puedas.

Haz lo mismo con tus piernas. Ve prestando atención a cada parte de tu cuerpo y cómo se relaja. Esta técnica solo te tomará dos minutos.

Controla tu respiración

Respira profundo y ve percatándote de cómo se llenan tus pulmones, retiene el aire por unos cuatro segundos y luego empieza a botarlo poco a poco. Repite este proceso unas tres veces. En 60 segundos podrías estar durmiendo.

Despeja la mente

Deja de lado los pensamientos estresantes o que puedan mantenerte preocupado o en estado de alerta. Practica métodos de meditación para tener la mente en blanco y facilitar tu tranquilidad.

Toma un té caliente o recurre a las pastillas para dormir naturales:

Una pastilla para dormir natural y sin prescripción, sin duda te ayudará a dormir bien. O también una bebida caliente que puede ser leche o un té de manzanilla.

te para dormir bien

Ajusta el espacio para que sea acogedor

Presta atención a tu dormitorio para que, en la medida de lo posible, sea un lugar con buena temperatura, oscuro y sin ruido. Recuerda que puedes usar tapones de oídos y poner cortinas o persianas a tus ventanas.

No insistas, mantén los ojos abiertos:

Si no puedes dormir, forzarte a mantener los ojos cerrados solo aumentará la tensión. Intenta tener los ojos abiertos o hacer alguna actividad hasta que concilies el sueño.

Escucha música de relajación

Esta es una de las opciones más populares. Busca en internet música suave o compra un CD que te ayude a estar tranquilo. Concéntrate en los sonidos y despeja tus pensamientos. Trata de no usar auriculares para no incomodarte en la cama.

Fija tu atención en un punto u objeto específico

Pon tu atención en un lugar u objeto de la habitación y dedícate a observar los detalles. Puedes imaginar un hermoso y relajante paisaje.

Otras recomendaciones a la hora de dormir

  • Evita a toda costa tener un televisor en tu habitación o cualquier otro aparato que te distraiga y mantenga tu cerebro estimulado.
  • Trata de acostarte y levantarte a la misma hora todos los días. tampoco vayas a la cama en la madrugada porque interrumpirás el proceso biológico del cerebro.
  • Evita consumir en las noches bebidas como café, refresco, chocolate y cualquier otro producto con exceso de azúcar.
  • No cenes alimentos pesados porque harán tu digestión más lenta.
  • Tampoco te acuestes con hambre.
  • No vayas a la cama de día y evita las siestas si es posible.
  • También puedes tomar un baño con agua caliente para relajarte antes de dormir.
  • Comienza una rutina de ejercicios por el día para que en la noche estés más cansado.
  • No lleves las preocupaciones a la cama. Si eres una de esas personas con ansiedad grave lo mejor es que busques ayuda de un especialista.

¿Qué puede afectar el sueño?

Hay situaciones externas que pueden modificar nuestro momento de descanso por las noches, por ejemplo, tener un colchón muy duro o una cama muy pequeña, también podría ser por el frío o el calor, la presencia de mosquitos y hasta el ruido excesivo.

Pero también hay factores asociados a la salud que pueden quitarnos el sueño como la mala alimentación, fumar, abusar de las bebidas alcohólicas o el café.

Por supuesto, a esta lista debemos agregar los problemas psicológicos, emocionales y las enfermedades mentales.

Para cada uno de estos factores que inciden en nuestro sueño podemos encontrar paliativos, como las técnicas que ya mencionamos. Solo recuerda que debes ser constante y tomarlo con calma.

Por otra parte, si se trata de un problema de salud es importante acudir al médico y buscar primero una solución a este padecimiento.

dormir bien

Beneficios de dormir bien

Un buen descanso está asociado a la juventud y vitalidad. Está demostrado que dormir placenteramente por unas ocho horas te puede evitar muchas enfermedades y padecimientos.

Por ejemplo, dormir bien refuerza el sistema inmunológico y el metabolismo, al mismo tiempo que desciende la presión arterial y mejora nuestra circulación.

Además, cuando el cerebro está descansado te libras de la irritabilidad, la depresión y mejora tu memoria y creatividad.

Para terminar

Sea cual sea la situación que te esté conduciendo a la pérdida del sueño, si sigues las recomendaciones y estos métodos sencillos encontrarás un alivio a tu problema.

Comienza a disfrutar de los beneficios que te da un buen descanso y verás que la vida tendrá una mejor cara para ti.